cartel-sevilla-baja1-1

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), considera una ofensa para los sentimientos de los sevillanos que Mongolia, una revista satírica, haya usado esta imagen de la virgen. Lo ha expresado en Twitter esta mañana, bien tempranito: “La libertad de unos termina donde empieza la de otros. ¿Hay necesidad de ofender los sentimientos de los sevillanos?”, escribió en la red social. “Pienso lo mismo que tú. Me parece una falta de respeto muy grave y sobre todo innecesaria y gratuita”, le respondió a otro tuitero que considera que se ha profanado una imagen santa.

Respeto profundamente las creencias de todo el mundo y puedo hasta entender que haya personas, incluido Zoido, que se sientan molestas por esta imagen. Lo que no entiendo y lo que me ofende como ciudadana es que un alcalde, un lunes, a las diez de la mañana, esté preocupado por un cartel de una revista satírica -que algún tuitero considera hasta simplón-. Me ofenden los políticos que no gobiernan. Me ofenden los políticos que nos toman por idiotas. Me ofenden los políticos que nos roban. Me ofenden los políticos que se esconden y no dan la cara, los que no responden a los periodistas, que es como si no respondieran a los ciudadanos. Me ofenden los políticos que mienten. Me ofenden los políticos que no escuchan. De izquierdas, de derechas, del más allá. Me da igual. Me ofenden.

Una ofensa me parece que haya casi seis millones de parados en España, que la gente no tenga un techo y tenga que buscar ayuda hasta para comer. Me ofende que la sanidad pública deje de ser universal. Que un vicerrector tenga que pagar la matrícula a un alumno para que no abandonde la carrera… Me ofenden los recortes de derechos, las desigualdades, que detengan a una periodista mientras realiza su trabajo… Todo eso me ofende. Sí, tiene la razón la virgen: “Decidme ustedes si esto no es para llorar”.

Anuncios