Minúsculas pero musculosas. Así se definen las Brutas. Dirigida por la escritora chilena Lina Meruane, Brutas Editoras, una pequeña editorial fundada el año pasado, es un buen ejemplo de que la imaginación y las ganas siguen venciendo a los Goliats en tiempos de crisis. Trabajan simultáneamente desde Santiago de Chile y Nueva York, la Gran Manzana, a la que -dicen- tienen “bien agarrada por los dientes”. No reciben financiación pública pero tampoco la rechazan: “La buena lectura debería ser un derecho constitucional globalizado”, defienden. Ya tienen dos colecciones -una de novela gráfica de corte autobiográfico y otra de relatos- y hace unos días presentaron una tercera en la librería McNally Jackson, en Manhattan: Destinos Cruzados.

“Se trata, por un lado, de poner en circulación textos en español desde Nueva York y, por otro, la idea es reunir a una escritora y a un escritor y producir dos miradas, que son miradas de género diferente, sobre un lugar que no les es propio, que sólo a medias les es propio”, explicó Meruane delante del español Enrique Vila-Matas y la argentina Sylvia Molloy, unidos por Francia.

20121113-093342.jpg
Ellos son los autores del primer libro de esta serie, titulado [Escribir] París. “Ni Vila-Matas ni Sylvia sabían qué había escrito el otro; el lugar donde los textos se encuentran marca el título”, añadió. “Si lo hubiera sabido, habría escrito mi parte mejor”, bromeó Vila-Matas. Dos extranjeros en París hablando a extranjeros en Nueva York. Los próximos destinos cruzados serán Japón, Berlín y Chile.

Anuncios