¿Azaña? ¿Martin Luther King? Si no fuera por la gravedad del asunto, por el retroceso que supone y por la poca vergüenza que tienen algunos, soltaría ahora mismo ese estruendoso ¡¡JAJAJA!! de @EspeonzaAguirre y fin del asunto. El problema es que la cita que Gallardón no se atreve a reproducir no es de Azaña, ni de Luther King (igual mañana rebusca entre las reflexiones de Mandela… o entre las de su tío abuelo Isaac Albéniz). Lo que en el fondo parece esconderse detrás de las palabras del ministro de Justicia me recuerda más que a todas esas grandiosas frases de hombres a una semblanza sobre Carmen Polo, la mujer de Franco, recogida por Carmen Martín Gaite en Usos amorosos de la postguerra española. A la esposa del Generalísimo -escribe Martín Gaite- se la defenía ante todo como “muy mujer”:

Tenía solamente catorce años cuando murió su madre, y siendo la mayor de las chicas, naturalmente correspondió a ella el cuidado de sus hermanas más jóvenes, de su hermano mayor y de su padre. Estaba cuidando de ellos cuando Franco, aún sólo comandante, llegó a Oviedo en comisión de servicio. Franco fue su primer novio y también el único. Se casaron cuando ella tenía veintitrés años”, reza la semblanza.

A lo largo del texto, continúa Martín Gaite, el lector busca datos que justifiquen tal atribución, la de “muy mujer”, y todos los que encuentra se relacionan con la actitud pasiva y el espíritu de sacrificio de una señora que “ni siquiera convertida en la primera dama de España dio nunca muestras de interés real por ninguna cuestión social o política, mera figurita decorativa que se limitaba a sonreír, mucho, a recibir a señoras de luto y a ponerse collares”. ¿Azaña? ¿Luther King? ¿A quién citará mañana el señor ministro de Justicia para defender su idea de auténtica mujer? Por favor…

*La foto pertenece a este enlace.

Anuncios