“Es horrible, Pilar, parece como si no hubiera pasado el tiempo”, escribía anoche Amparo Rubiales en un tuit a Pilar del Río en referencia a un debate sobre el aborto en Telecinco. Enseguida recordé una carta al director que leí recientemente en la hemeroteca de ABC. Su autor mostraba su indignación por la liberación de la mujer y los anticonceptivos. Era 1976, un año después de la muerte de Franco. Decía esto:

“Al pasar por la Facultad de Filosofía y Letras he visto un cartel que contemplaban con atención varias alumnas: mientras tanto, una chica que estaba a mi lado ha comentado: “Ya era hora de que esto sucediera”. El contenido del cartel era en defensa de los anticonceptivos, como condición necesaria para la liberación de la mujer en el mundo de hoy. Poco después se me acercaron dos chicas pidiendo mi firma en defensa de la legalización del aborto. Dentro de un cierto tiempo seguirán apareciendo carteles y panfletos defendiendo el aborto, luego la prostitución, la venta de fetos de cara a la investigación, etcétera, y si esa minoría –gracias a Dios– de chicas, que por cierto no eran muy agraciadas físicamente, son consecuentes defenderán poder hacer el amor en los seminarios de los departamentos, en la biblioteca y en los bancos de los pasillos de la Facultad”.

Anuncios