-¿Recuerda esas historias que usted conoce, tía?
-¿Qué historias?
-Esas historias de la esclavitud…
-¿Qué hay con ellas?
-Va a olvidarlas todas.
-¿Cuándo?
-El día que seamos dueños de todo esto…
-¿Dueños de qué?
-De todo esto… De Bahía… De Brasil…
-¿Cómo es eso, hijo?
-Dueños de los tranvías… de las casas… de la comida…
-¿Cuándo es eso, hijo?
-Cuando no queramos ser más esclavos de los ricos, tía, y terminemos con ellos…
-¿Quién va a hacer hechizo tan grande que los ricos queden pobres?
-Los pobres, por cierto, tía.

Sudor, Jorge Amado

Anuncios