Nunca son suficientes los homenajes a mujeres como Antonia Téllez, Dolores López Martín, Adelina Muñoz Camas, Mercedes Ruiz Acosta, Guadalupe Gutiérrez, Juliana, Carmen Rebola Gutiérrez, Palmira de la Cova, Juana Galiana, Josefa González Ramírez, Josefa Barragano o Victoria Macías. Ayer, en el salón de actos de la ONCE en Sevilla, Susana Falcón puso letra, voz y, sobre todo, emoción a la historia de doce mujeres represaliadas durante el franquismo. La guitarra flamenca de Ismael de Begoña punteó el dolor de unos testimonios escalofriantes. Aquí, sobre un fotograma de La voz dormida, la historia de Juana, que fue a la cárcel por hablar del pan.

Anuncios